Chiapas: la lejanía de la frontera Sur

by Benetton Blogger on: Febrero 19th, 2013

La semana pasada viajamos (metafóricamente) hasta Chiapas para conocer el Carnaval Zoque Coiteco y eso nos hizo recordar cuánto amamos el hermoso estado de Chiapas por lo cual decidimos dedicarle un post a todo el estado y enriquecer así nuestra serie de entregas sobre lugares bellos en la República Mexicana.

El cañon del Sumidero

Como pueden ver, la primera imagen de este post es del Cañon del Sumidero, considerado una de las 7 maravillas naturales del mundo. En algunos tramos sus paredes casi verticales alcanzan alturas de hasta un kilómetro, así que es muy difícil no maravillarse. El Sumidero es una falla geológica que se levanta sobre el cauce del Río Grijalva y hay multitud de tours que lo recorren. Está considerado parque nacional y por lo tanto, protegido.

El Cañón del Sumidero está a unos cinco kilómetros de Tuxtla Gutierrez, la capital del estado de Chiapas, cuyo punto más turístico es la Plaza de las Marimbas, punto de reunión y entretenimiento familiar. Por las noches -durante todo el año- se puede escuchar y bailar la música en vivo de este instrumento representativo del estado de Chiapas. Los músicos se colocan en el kiosko y siempre hay parejas de bailarines.

Evidentemente, si vas a Chiapas no puedes dejar de probar las delicias típicas como el frijol escumite con chipilín,caldo de shuti, chanfaina estilo Soconusco, estofado de pollo, tamales de iguana, picte de elote, toro pinto y caldo de sihuamonte y un larguísimo etcétera de nombres (y sabores exóticos).

En un viaje largo, que vaya hacia San Cristóbal, será necesario detenerse en la catedral del lugar. Si el viaje es más largo y llega a las inmediaciones de San Juan Chamula, deberás detenerte a visitar el Panteón Romerillo, lleno de cruces azules, donde se llevan a cabo muy especiales fiestas de muertos.

Chiapas se antoja lejano, enorme, inagotable, lleno de experiencias incomparables, como nadar en el azul absoluto de alguna de las Lagunas de Montebello o caminar en la selva que rodea las ruinas mayas de Palenque. Vale la pena hacer el viaje hasta la frontera sur.

Fotos por Héctor Barrera.

 
 

leave your comment