Joyería mexicana: Libélula, por Sofía

by Benetton Blogger on: Junio 11th, 2013

Sofía Álvarez es una joven diseñadora mexicana, creadora de la marca Libélula. Hace unos días visitamos su showroom y descubrimos que el nombre de su marca y muchos de los diseños se deben a la fascinación de Sofía por los insectos.

DSC_7462

Sofía estudió comunicación y cuando terminó la carrera decidió que no, que en realidad no quería ser comunicóloga. Como suele suceder en esos casos, la vida la llevó por donde debía: tras trabajar en una productora de moda empezó a hacer diseños y a fabricarlos a mano, al principio combinando retazos de tela y materiales reciclados. Con el tiempo decidió estudiar orfebrería.

DSC_7476

En los principios de Sofía como diseñadora, dió a conocer su trabajo en bazares y ferias de diseño independientes, una modalidad de exposición y venta que se ha puesto muy de moda últimamente y que está llena de beneficios tanto para creadores como para público: si bien el alcance de estos bazares no es masivo, sus ventajas son un trato más personal y sin intermediarios. Los compradores pueden encontrar fácilmente piezas únicas o con una visión de autor.

DSC_7467

DSC_7482

Sofía se ha especializado también en gemología (el estudio de las piedras) interesándose especialmente en piedras mexicanas. Platicado con ella aprendimos que México es uno de los países que exporta más ónix en el mundo, por ejemplo.

DSC_7470

DSC_7461

Las fascinación de Sofía por los insectos, la naturaleza y las gemas se hace patente en cada uno de sus diseños:

DSC_7459

Hace poco nuestra blogger de Perú escribió sobre la moda de llevar muchos anillos finos en varios dedos y con sorpresa encontramos este tipo de piezas en Libélula.

DSC_7446

DSC_7473

Aunque, si lo tuyo no son las piezas pequeñas, Libélula también ofrece otras creaciones más dramáticas, como las que su misma diseñadora modeló para nosotros.

DSC_7488

Si quieres saber más, visita la página oficial de Libélula por Sofía. También puedes hacer preguntas en twitter.

Fotos por Héctor Barrera

 
 

leave your comment