La pulquería

by Benetton Blogger on: Marzo 19th, 2013

O más correctamente: las pulquerías. Pocos lugares en México son tan tradicionales como los expendios de esta bebida alcohólica elaborada del Maguey y que posee a su propia diosa (de nombre Mayahuel). Aunque finalmente, después de muchos intentos, el pulque pudo ser enlatado, la verdad es que no hay nada que se compare a beberlo en una pulquería.

La producción de pulque en México proviene principalmente del Estado de Hidalgo y su consumo se da principalmente en el centro del país, más en zonas rurales. Fue a finales del siglo pasado (suena lejísimos pero estamos hablando de los 90’s) que el pulque se puso de moda entre los estudiantes universitarios. Esa moda ha crecido de tal manera que actualmente se pueden encontrar pulquerías “de diseño” en los barrios chic de la Ciudad de México.

Sin embargo las pulquerías tradicionales prevalecen aún. Antaño, al igual que en otros expendios de bebidas alcohólicas, estaba prohibida la entrada a las mujeres con el fin de que las esposas no entraran a interrumpir la fiesta y llevarse a sus maridos.

Afortunadamente eso quedo atrás y ahora las mujeres pueden acompañar a sus maridos, o a sus compañeros de oficina o a sus amigos a las cariñosamente apodadas “pulcatas”. Algunas pulquerías se han convertido en centro de reunión de punks o darketos, otras se mantienen con el mismo ambiente de hace décadas.

Para alguien no habituado, o para un turista, una pulquería tradicional puede resultar algo intimidante, con sus mesas en las que hombres solitarios beben en silencio, pero no puedes presumir que conoces México si nunca has ido a uno de estos lugares. El sabor del pulque es fuerte y característico pero en la Ciudad de México casi todas las pulquerías ofrecen “curados” que no es otra cosa que pulque mezclado con miel o azúcar y frutas (desde tuna hasta jitomate pasando por kiwi o piñones).

Los curados no son nada nuevo, ya existían en este continente desde antes del descubrimiento de América y el pulque en si está rodeado de leyendas, algunas profundamente románticas. Una vez que lo pruebas la reacción suele ser tajante y definitiva: te gusta o no. Pero si no lo pruebas ¿cómo puedes saber si lo amas o no?

Todas las imágenes son de la
Pulquería El templo de Diana.
Francisco I. Madero y 5 de Mayo, cerca del Centro de Xochimilco.
Tren ligero Xochimilco.

Fotos por Héctor Barrera.

 
 

leave your comment