Proyecto DIY: germinados

by Benetton Blogger on: Mayo 14th, 2014

Preparar germinados es una de esas cosas mágicas que todos podemos hacer sin haber pasado por Hogwarts. Tomas una semilla, que de por si tiene un gran valor nutricional, y la transformas en un germinado. ¿La magia? La germinación quintuplica el porcentaje de agua, transforma los almidones en azúcares libres, aumenta las proteínas, magnifica la presencia de vitaminas, enzimas y oligoelementos. Además saben delicioso.

11042014-_DSC2123

Si quieres aprender a hacerlos en casa, sigue leyendo.

Para empezar necesitas, además de las semillas de tu elección, frascos limpios de buen tamaño, manta de cielo u otra tela de punto abierto y unas ligas.

03042014-_DSC1929

En cuanto a las semillas, nosotros elegimos trigo, lenteja, girasol y garbanzo.

03042014-_DSC1938

Para comenzar, lavas las semillas y las pones a remojar en sus frascos. Las semillas deben ocupar menos de la mitad del espacio, el resto es agua. Se tapan con la tela -sujetada con una liga- y se dejan remojando durante 12 horas. Al final de las 12 horas verás como las semillas se hinchan porque absorben mucha agua (y esta es la razón por la que hay que dejar espacio disponible).

06042014-_DSC1990

Pasadas las 12 horas de remojo inicial, las semillas se escurren y se enjuagan. Después se vuelven a poner en el frasco pero ya sin agua. Luego, dejas el frasco acostado en un lugar oscuro y cálido. También lo puedes dejar en cualquier parte de tu cocina, tapado con una tela negra.

06042014-_DSC1994

Ahora viene la parte laboriosa. Durante los siguientes 3 dias, debes enjuagar las semillas con agua tibia, 3 veces al día. Las enjuagas, las escurres y las vuelves a dejar acostadas en su rincón oscuro. Esta parte es importante porque aquí puede ser que las semillas se descompongan. Si empiezan a oler mal, ya no sirven. Eso puede suceder si no las enjuagas bien o si les dejas mucha agua en los frascos.

Pero si todo sale bien, en cualquier momento empiezan a germinar. Cuando veas que hay brotes, ya sólo necesitas enjuagarlas una vez al día.

11042014-_DSC2064

Una vez que los brotes hayan crecido, deja que les de la luz. No las pongas directamente en el sol, con luz indirecta es suficiente. Esto es para que las hojitas sinteticen la clorofila y se pongan verdes. Eso es todo. Puedes usar tus germinados en sandwiches, ensaladas o lo que se te ocurra. Los de girasol incluso saben bien así solitos, como botana.

10042014-_DSC2044

Fotos: Héctor Barrera

 
 

leave your comment