Ruta cantinera

by Benetton Blogger on: Septiembre 1st, 2011

Tal cual. La agenda de esta semana propone un recorrido etílico en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Les vamos a decir más o menos como funciona (bueno, una manera posible de funcionar, allá cada quien que encuentre su propia manera).

Consigues unos amigos, de tal modo que tengas un grupo no muy grande, así te ahorras juntar mesas, esperar a que las haya disponibles, etc. Digamos 6 o 7 personas. El recorrido debe empezar temprano, 2 o 3 de la tarde, por ahí, para comer. El coche déjalo en casa y si de plano no puedes, estaciónalo en los márgenes del primer cuadro. Cítense todos en la primera cantina, beban dos cervezas o cubas o algo por el estilo y vayan caminando a la siguiente y así… alrededor de las 10 de la noche todos estarán suficientemente borrachos como para lanzarse a una noche de parranda de resultados imprevisibles pero no tanto como para no poder ir caminando hasta el coche.

Aquí algunas sugerencias de lugares, en el camino debes encontrar más, si una te parece simpática ¡entra y ya!

Cantina el Tío Pepe.

Curiosamente situada en el Barrio Chino, justo en la esquina de Independencia y Dolores, el Tío Pepe es de esas cantinas de abolengo que ya estuvieron ahí prácticamente todo el siglo XX. Dicen que William Burroughs se emborrachó ahí y que los miembros de la Banda de Automóvil Gris iban a pasar el rato.

Imagen de previsualización de YouTube

 

La Mascota

Es un buen lugar para comer. La Mascota es pequeña y por lo mismo suele estar atestada y en consecuencia suele tener muy buen ambiente. Está en la calle de las cantinas: en Bolívar. Concretamente en la esquina con Mesones. Una vez salió en el programa de Anthony Bourdain pero eso sólo le importa a los turistas extranjeros. Advertencia: es probable que te encuentres al señor de los toques.

Salón Madrid

Para cuando tu y tus amigos lleguen al Salón Madrid las cosas ya deben estar anímadisimas, porque habrán caminado desde el barrio chino hasta los portales de Santo Domingo (esta cantina está en la esquina de esos portales, en Belisario Domínguez). Dicen que al Salón Madrid también se le llama “la policlínica” porque solía estar llena de estudiantes de medicina hace mucho, cuando la escuela de medicina de la UNAM estaba en el centro. Si planeas usar la rockola siéntate cerca de ella porque suelen tenerla en un volumen bastante moderado.

¡Salud, gente!

 
 

leave your comment