Proyecto DIY: uñas espectaculares

by Benetton Blogger on: Noviembre 23rd, 2011

Después del proyecto DIY ecológico de la semana pasada, nos dimos cuenta de que nos encanta hacer cosas con nuestras propias manos. Y en nuestras propias manos también, concretamente en las uñas. Si bien los manicures resultan bastante sabrosos, pintarse las uñas uno mismo puede ser parte de las actividades de aquel manifiesto en contra del aburrimiento ¿lo recuerdan?

Hay una regla básica que observar y después de eso no hay límites: Mantén las uñas cortas. Si vas a usar colores impactantes o diseños extravagantes, con mayor razón. Ya nadie usa uñas largas y por favor, evita las postizas de acrílico.

¿Uñas falsas? No, no, no…

El manicure francés se actualizó y ahora todos los colores están permitidos: contrastantes, complementarios, invertido (pinta la luna -es decir la parte pegada a la cutícula de un color y el resto de otro-).

Si lo tuyo son los colores sólidos, elige los más brillantes de la paleta o los más dulces pasteles. También puedes pintar cada uña de un color distinto. Es menos extremo que ponerse mechas de colores en el cabello pero te sentirás igual de diferente.

¿Alguien “levanta la mano” para este proyecto DIY? Si quieres más imágenes para inspirarte visita nuestro blog italiano y el chileno también.

¡Hasta la próxima!

 
 

1 comentario

 Proyecto DIY*: agua de limón con chía

by Benetton Blogger on: Noviembre 15th, 2011

*DIY: Do it yourself (o en español “hágalo usted mismo”).

La chía es una semillita nativa de Guatemala, los mayas y aztecas la consumían con singular alegría. Contiene muchos ácidos grasos omega-3 y aminoácidos (¡atención, vegetarianos!). Además es parte de uno de esos trucos para las dietas: cuando la pones en agua la semilla se hincha y al ingerirla te da muy pronto una sensación de estar lleno. Aunque no hay que abusar, a veces podrás sustituir el postre por un vaso de agua con chía para llegar ese “huequito” que queda después de comer. En todo caso el agua de limón con chía es muy sabrosa.

Aquí la receta. Se necesitan 1 taza de semillas de chía, 2.25 litros de agua, 100 mililitros de jugo de limón y 1 taza de azúcar estándar. Se dejan remojando las semillas de chía en dos tazas de agua durante dos o tres horas, o hasta que esponje y suelte el mucílago (eso es un gelecito).En dos litros de agua se vierte el jugo de limón, mezclando el azúcar para después agregar la chía remojada. Se enfría y se sirve; pero para servirse se mueve con una cuchara de madera para que las semillas de chía floten por todo el líquido y al servirse a todos les toquen semillas.

Ahora, la parte más divertida de nuestro proyecto DIY. Cuando compres las semillas de chía (se consiguen en el mercado o en el súper en el área de especies y semillas) unas las usas para el agua de limón y otras para hacer un bonito borrego verde. Si, borrego. Existen estas figuras de barro huecas que se llenan de agua y por fuera les pones semillas. El tiempo hará lo demás.

 
 

1 comentario

 Mobiliario ecológico y DIY

by Benetton Blogger on: Octubre 5th, 2011

La semana pasada, en nuestro blog filipino fue publicado un post sobre unos sorprendentes muebles y accesorios de cartón: lámparas, cajoneras ¡e incluso camas! A nosotros nos dió curiosidad y nos pusimos a investigar un poco más acerca de los muebles ecológicos.

Al parecer existe una idea extendida acerca de que los  muebles ecológicos suelen ser de precios altos y/o poseer escasa variedad en comparación con los convencionales. Sin embargo, cada vez más empresas ofrecen todo tipo de mobiliario respetuoso con el medio ambiente a precios económicos. La gracia está en encontrar a tu provedor local. Si bien los muebles de cartón poseen todavía una oferta muy limitada, una buena alternativa es conseguir mobiliario de madera certificada o de materiales como el bambú.

Lo que nos gusta de los muebles de cartón, es que ofrecen una solución temporal. Por ejemplo, justo has salido de casa de tus padres y compartes un depa pero tienes intenciones de vivir solo en cuanto puedas… te preguntas porqué habrías de comprar muebles para este sitio en el que no te quedarás largo tiempo. Lo solucionas con muebles ecológicos que no pesan y que no te dolerán cuando te deshagas de ellos.

El “Flexiblelove”, un divertido sofá de cartón

Aquí unos tips para cambiarte (o arrancar) con el mobiliario ecológico:

- Empieza poco a poco, por piezas pequeñas como una silla o una mesa de noche. Así no te llevarás el shock de sentir que vives en una casa de muñecas.
- Compra artículos “mixtos”, con materiales ecológicos pero con tintura y acabado convencionales, ya que suelen ser más baratos y fáciles de conseguir.
- Si tienes aptitudes manuales, adquiere muebles de madera en bruto para acabarlos en casa u opta por  la reutilización y el reciclaje: por ejemplo, antiguos muebles, especialmente si están hechos de maderas robustas, pueden ser restaurados o decorados para devolverles su utilidad, incluso cambiando la finalidad para la que fueron originalmente diseñados. ¡Es una cuestión de imaginación!

Imagen de previsualización de YouTube

 
 

Leave your comment